¿POR QUE FORMAR A LOS EMPLEADOS?

Si un médico no realiza un diagnóstico del paciente y le prescribe un tratamiento, éste no estará fundamentado en las circunstancias personales de quien padece. Por lo tanto la curación, si se produjera, será consecuencia de causas no relacionadas directamente con la acción y recomendación del doctor.    Si estamos de acuerdo en lo anterior y aceptamos que un tratamiento ha de ser consecuencia de un adecuado diagnóstico, ¿por qué se imparten acciones formativas en las empresas sin haberse estudiado cuáles son las necesidades que tiene? Al preparar un programa formativo no sólo ha de plantearse quién lo imparte, cuándo (fechas, horas totales, número de jornadas…), en dónde se desarrollará en caso de que sea presencial, método didáctico o sobre qué temática entre otras cuestiones. También hay que plantear una cuestión que suele obviarse: conocer los porqués de la temática, de las fechas, duración, docente y método a usar. Se obvia la pregunta porque una adecuada respuesta a estas cuestiones requiere respuestas precisas, fundamentadas, se hace necesario disponer de información y para ello es necesario haber realizado previamente un estudio de necesidades. La construcción de un programa formativo como la de una vivienda ha de iniciarse por los cimientos. Los cimientos de este caso son las necesidades de los empleados o profesionales a quienes se les dirige la formación. Todo lo que no sea esto, es trabajar con presunciones, apreciaciones sin fundamento y desconocer que no vale con dedicar recursos para la formación y sí en optimizarlos, que la formación ha de motivar por sí al alumnado y no desmotivarlos por no ser adecuada la materia para resolver sus carencias.

He vivido como a profesionales a los que tras doce horas de trabajo diario se les programa tres horas lectivas en unas instalaciones inadecuadas para tal actividad y sobre una materia que no le es de interés por no serle de utilidad. ¿Son acciones de formación o de desmotivación?, ¿se planifican para mejorar las aptitudes a costa de sus actitudes?, ¿se pretende mejorar la formación de los empleados o los informes de los directivos cuando estos presenten ratios de empleados/horas de formación recibidas al año?, ¿se acompañan en estos informes ratios de empleado/hora de formación útil recibida?


¿Disfrutaste esta entrada? Por qué no dejas un comentario abajo y continúas la conversación, o te suscríbes a mi feed y obtienes los artículos como este enviados automáticamente cada día hacia tu lector de feeds.

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

(requerido)

(requerido)