¿Qué valora más al ser atendido en un local hostelero?

Índiquenos su opinión sobre este tema de debate. Sugiera elementos, productos o servicios que mejoran la calidad en la atención al cliente que recibe en aquellos establecimientos que normalmente frecuenta. Participa!!


¿Disfrutaste esta entrada? Por qué no dejas un comentario abajo y continúas la conversación, o te suscríbes a mi feed y obtienes los artículos como este enviados automáticamente cada día hacia tu lector de feeds.

Trackbacks & Pingbacks

No hay trackbacks/pingbacks todavía.

Comentarios

Para mi la gestión del tiempo; en un restaurante si tardan en servir y atender al cliente, no se vuelve a visitar ese lugar.

Gracias Pilar por tu comentario.

Un alto porcentaje de clientes shoppers realizan esa misma valoración que haces. Si bien ha de tenerse en cuenta que el gran fracaso para el empresario hostelero no es que el cliente no vuelva a visitar el baro restaurante y sí desconocer el motivo cierto de la no visita continuada de clientes a su local.

Seguimos leyendenos.

Un saludo cordial

José María Lara

No pienso igual que tu José María,el hostelero puede reaacionar y darse cuenta de que está perdiendo clientes a largo plazo, el verdadero problema lo tienen los hosteleros que al no reconocer o darse cuenta de su problema en un corto plazo provocan reacciones mucho más pronunciadas a largo plazo.

Mi opinión os puede parecer valida, teniendo en cuenta que durante varios años he sido propietario de un establecimiento de hostelería en una conocida localidad costera.
El hostelero,a veces, no sabe exactamente qué hacer para mantener su empresa a flote en tiempos de crisis. El consultor estratégico puede ser fundamental en este tipo de casos. Quizás sea más efectivo saber cómo actuar concretamente que simplemente conocer en qué está fallando. La figura del cliente misterioso como tal resulta un tanto incompleta en este caso, y será más fiable un acción consultora para saber cómo actuar y con que medios. En mi caso concreto, el restaurante se abrió con una oferta de comoda asiática que en ese momento estaba teniendo un importante auge. Al tiempo, el volumen de clientes disminuyó con la consiguiente merma de ingresos. Mi pensamiento en aquel momento fue cerrar el local, pero tuve la suerte por aquél entonces, en leer un artículo sobre la herramienta del consultor misterioso que salvó mi negocio. Contraté los servicios de una consultora especializada y llegaron a la conclusión de que para mejorar el servicio que estaba ofreciendo, y dados mis recursos, tendría que enfocar el negocio a un público más amplio y con una oferta más extensa. Actualmente, mi establecimiento cuenta con una clientela muy fidelizada y las cosas parecen ir mejorando.

Deja un comentario

(requerido)

(requerido)