¿CÓMO INVOLUCRAR A LOS EMPLEADOS?

En el artículo anterior hablábamos de la importancia que tiene la motivación para que un empleado que dispone de las aptitudes necesarias para desarrollar de manera óptima su trabajo, actúe como tal, pero ¿qué pautas de acción puede ejecutar la empresa para conseguir la involucración de sus empleados?

Debemos de tener en cuenta que dicha involucración debe ser a todos los niveles y funciones. Siendo así, existe un gran abanico de acciones, de diversa índole, que se pueden llevar a cabo para favorecer la involucración del empleado, en función de las características de la propia empresa, algunas de las cuales son fáciles de realizar, no suponen coste alguno y pueden reportar muchos beneficios al funcionamiento de la misma. Algunas de esas acciones son las siguientes:

A) Comunicar al empleado de manera expresa, cómo afecta su trabajo a los resultados de la empresa, haciéndole participe de los logros conseguidos. A todos nos gusta saber la acogida que tienen nuestras acciones. Proporcione al empleado retroalimentación de su desempeño, indicando los puntos de progreso y aquellos que pueden mejorarse, en pro de convertirlos en puntos fuertes. Los empleados necesitan sentirse importantes y aceptados por el grupo. Además, esta medida nos permite determinar aumentos de salarios o identificar personas para promocionar. Los logros de la empresa, se basan en buena parte de los logros personales de los empleados. Por ello, es aconsejable agradecer, de manera sincera, los esfuerzos realizados. Un simple comentario, puede tener mayor significación que cualquier objeto material.

B) Fomentar las reuniones periódicas con los empleados para hablar de los temas que les preocupes. Si queremos conocer a nuestros empleados, la mejor forma es preguntarles. De igual modo, si deseamos que el empleado se identifique con la empresa, se ha de incentivar su creatividad y nuevas ideas, estableciendo sistemas de sugerencias y proporcionándole un ámbito para que pueda tomar sus propias decisiones. Independientemente del grado de acuerdo con las mismas, dichas ideas han de ser respetadas como cualqier otra. Se debe primar la iniciativa del trabajador, desarrollando un sistema de comunicación abierta y creando un ambiente de confianza y respeto, premisas fundamentales para nuestro último objetivo, optimizar el rendimiento final. Un aspecto intímamente relacionado, es la delegación de la autoridad a los empleados y equipos para tomar decisiones que afectan a la calidad y la satisfacción del cliente. Las relaciones existentes entre los miembros de una empresa, pueden ser un factor determinante para el desarrollo progresivo de la misma. De ahí, que se haya de apoyar el trabajo en equipo en toda la organización, fomentando la interacción entre sus miembros.

C) Mantener a los empleados informados de la problemática que afecta al colectivo y ayudarles a crecer dentro de la misma, propocionándole una formación adecuada tanto a sus necesidades como a las de la empresa, favorecen la pertenencia al grupo.

De igual modo, la creación de oportunidades para que los empleados desarrollen habilidades que vayan más allá de las funciones a desempeñar en su puesto, favorece igualmente la mejora continua del empleado dentro de la empresa.

Todas las medidas citadas contribuyen a conseguir un entorno laboral que conduzca al bienestar y crecimiento de todos los empleados y es que unos empleados satisfechos, son unos empleados productivos.


¿Disfrutaste esta entrada? Por qué no dejas un comentario abajo y continúas la conversación, o te suscríbes a mi feed y obtienes los artículos como este enviados automáticamente cada día hacia tu lector de feeds.

Trackbacks & Pingbacks

No hay trackbacks/pingbacks todavía.

Comentarios

Felicidades por tu artículo, no solo me ha gustado mucho sino que coincido contigo plenamente.Recreas la empresa perfecta; hilvanas con un lenguaje directo y elegante la red que nos envuelve a todos. Partiendo de unas premisas totalmente aceptables, desembocas en una conclusión lógica y coherente. Estoy totalmente convencido que cualquier empresario que aplique tus ideas, evitará el absentismo emocional del trabajo que afecta a un 75% de los españoles.

No obstante, ateniéndome a la dualidad teoría-praxis, una crítica constructiva nunca viene mal.

Utopía es un término inventado por Tomás Moro que sirvió de título a una de sus obras. Según la versión de varios historiadores, Moro se fascinó por las narraciones extraordinarias de Américo Vespucio y decidió entonces escribir sobre un lugar nuevo y puro donde existiría una sociedad perfecta.

Describes una empresa utópica, y eso no existe amigo mio, ¡o tal vez si!, nunca debemos generalizar, porque siempre encontraremos la salvedad que cumpla la regla.
A mi juicio, tu artículo arroja un guante que vale la pena ser recogido.

A modo de anécdota; Don Francisco de Quevedo, dijo que la palabra utopía debía traducirse al castellano como; “no hay tal lugar”, y eso merece un sincero respeto.

Saludos y felicitaciones por vuestro blog.

Deja un comentario

(requerido)

(requerido)